Tomar agua

Tomar conciencia es multiplicar alternativas

Desarrollo Profesional

Tomar conciencia es multiplicar alternativas. Seguro. Y las personas con más alternativas, tienen más posibilidades. Eso es así. Sobre todo en comunicación. Porque el nivel de conciencia va en íntima relación a la capacidad de ver con amplitud y diversidad tu interior, y por tanto amplifica y mejora la capacidad para ver con amplitud y diversidad lo que te rodea.

Comunicarnos es una vieja habilidad, innata e inevitable, que compartimos con el reino animal e incluso el vegetal. Todo ser vivo sobre este planeta se comunica de una u otra forma, consciente o inconscientemente. Esa es la fantástica diferencia: la conciencia. Y una vez llegados a este punto, lo más interesante es ver en qué nivel de conciencia nos comunicamos, y sobre todo, en qué nivel de conciencia entendemos a los demás.

Partamos de lo que me encanta hacer a veces. Acudir a la Real Academia Española de la Lengua, esa misma a la que le cabe almóndiga, y definamos conciencia.

Dice la RAE que conciencia es la “Propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta”. Bien. Avanzando en la propia RAE, me gusta mucho más la definición de consciencia, que en principio define como sinónimo de conciencia, y que sin embargo tiene un matiz especial con el que me quedo para esta reflexión. Consciencia es la “Capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento”.

consciencia

Verse y reconocerse. Juzgarnos a nosotros mismos. Reconocer nuestros atributos esenciales e identificar las modificaciones que experimentamos. Eso es identificar, ser capaces de sentir y entender, entre otras cosas, nuestras emociones, y vivirlas para que nos ayuden a avanzar. ¡Toma ya! Resulta que eso es la inteligencia emocional.

Mucho mejor le iría a este mundo si las personas se preocuparan por elevar su nivel de conciencia y se comunicaran desde esa sabiduría humilde que da observar y entender en tu propio interior. ¿Por qué no se exige esto los colegios e institutos? ¿Por qué se preocupan más, que no lo suficiente, de la inteligencia racional en la educación de los que se forman hoy para gobernar nuestro propio futuro?

Lo he experimentado, y lo disfruto cada día. Tomar conciencia es multiplicar alternativas, y las personas con más alternativas tienen más posibilidades. Sobre todo en comunicación. Porque nada te es ajeno cuando tienes abiertos los ojos no solo para mirar, y porque es más fácil pensar de mil formas diferentes cuando cualquiera, cualquier detalle, te enriquece.

Prueben a juzgar dentro antes de juzgar fuera. Verán que interesante es la experiencia. ¿Te atreves?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

*

code

Comparte:

Menú